Trampantojos con impresión digital

El diccionario de la Real Academia Española de la Lengua dice, que trampantojo es un nombre masculino coloquial que significa “Trampa o ilusión con que se engaña a alguien haciéndole ver lo que no es.”, y que tiene su origen en “trampa ante ojo”. Añadimos que probablemente sea un calco de la expresión francesa “trompe l’oeil”.

Hablamos de trampantojos en la arquitectura cuando se intenta modificar la percepción que tenemos del espacio mediante efectos como variar la altura de las columnas, o la longitud de los escalones. Pero como vamos a tratar de sacarle partido a esta idea en el mundo de la decoración, utilizando impresión digital, más que la arquitectura, nos interesa el trampantojo en la pintura, donde se intenta, desde hace años, engañar a la vista a través del sombreado, la perspectiva y otros efectos ópticos.

Historia de los trampantojos

Nos cuenta Plinio el Viejo que ya los antigos griegos conocían los trampantojos, y que dos pintores rivales (Parrasio y Zeuxis) se enfrentaron entre ellos en el siglo IV antes de Cristo. Zeuxis pintó unos racimos de uvas tan reales, que engañó a los pájaros que intentaron comerlas. A continuación, Parrasio le pidió a su rival que apartara una cortina para mostrar su cuadro, y al intentar descorrerla, Zeuxis descubrió que el cuadro era la propia cortina. Esto hizo que se considerara superior a Parrasio, ya que mientras que Zeuxis solo engañó a los pájaros, Parrasio fue capaz de engañar al propio Zeuxis.

En Roma se utilizó el trampantojo para la decoración de viviendas, y llegó hasta nuestros días algún ejemplo, como este fresco en La Casa de Augusto en la Colina Palatina.

Trampantojo en la Casa de Augusto

 

Esta interesante técnica cayó luego en el olvido hasta que fue redescubierta por los pintores florentinos del quattrocento y los pintores flamencos de los siglos XV y XVI. Un extraordinario ejemplo podemos verlo en el díptico “La Anunciación”, óleo sobre tabla  pintado en 1439 por Jan Van Eyck, en el que se hace ver al observador que hay dos esculturas insertas en sendos nichos. El ala del Arcangel San Gabriel, sobresaliendo del nicho, es un claro trampantojo.

 

trampantojo-gabriel-jan-van-eyck maria-anunciacion-jan-van-eyck

A mediados del siglo XVI el Manierismo siguió interesándose por el trampantojo, al igual que el Barroco de los siglos XVII y XVIII y otros artistas posteriores (Piranesi, Escher). Hay artistas callejeros contemporáneos que también nos han dejado ejemplos que tratan de engañarnos. Un claro ejemplo de esto se puede ver en el grafitti de Bansky “Barrer bajo la alfombra”.

Barrer debajo de la alfombra Banksy

Aplicando el trampantojo a la decoración gracias a la impresión digital

Afortunadamente, en el siglo XXI y gracias a webs de impresión digital a medida como la nuestra, no necesitamos a Parrasio, a Van Eyck o a Banksy para disfrutar en nuestro hogar de un trampantojo. Los únicos límites son vuestra imaginación, y el espacio en el que queráis crear esta ilusión óptica.

Dos ejemplos concretos realizados con impresión digital pueden serviros de punto de partida.

Instalar una falsa ventana a París es posible gracias a un gran mural de impresión digital, en el que se convierte una pared en una cristalera con vistas a la capital francesa.

Trampantojo ventana a París

Sentir el placer de estar en una inmensa biblioteca, rodeado de viejos libros, está a nuestro alcance si decoramos nuestro salón con estanterías impresas repletas de libros.

Biblioteca mediante trampantojo

Atrévete a darle personalidad a las distintas habitaciones de tu casa con los pequeños y grandes murales, vinilos impresos y muchas más opciones que podrás colocar prácticamente sobre cualquier superficie lisa. Y si ves que la imaginación no es lo tuyo…pide ayuda a nuestros profesionales, quienes estarán encantados de comentar contigo las posibilidades inmensas que tienes usando como base la fotografía. Conseguirás decoraciones diferentes  con un acabado profesional de alta calidad sin un gran desembolso económico.

 

One thought on “Trampantojos con impresión digital

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *